miércoles, diciembre 28, 2016

septiembre diciembre


guardo en la memoria
la imagen de la eternidad
el precio es desnudarla







a las siete de la mañana
abrazado al árbol de tu casa
viene un perro y vomita todo gris
sobre el arroyo
amanecía un sol tenue




yo que caminaba muy tranquilo por las vías del tren y las luces me encandilaban hoy me siento en un árbol de tronco nudoso bajo la tez lunar llena de agujeros por ese planeta que una vez fue y luego chocó con la tierra y se deshizo en pedazos de lagrimas hasta que de a poquito volvieron a juntarse y ser materia inerte muerta viva flotando para siempre en la nada un recuerdo pegado en la heladera una cubierta de moto en un palo de luz.
mientras escribo los perros descansan a mis pies siempre estamos en la puerta de tu casa tomando cerveza y se acercan perros ciegos con ojos como cristales pálidos.
nunca sabremos si la punta es la parte que el iceberg quiere mostrar.
de los arboles la paciencia
de los perros la gracia
tener hambre y escuchar los grillos en la ruta
tener frío y ver al sol asomarse tras el cerro
quedarse callado haciendo silencio el silencio que tantas cosas buenas me dió y el silencio que tantas cosas malas me dió



si vuelvo del desierto con un pie engangrenado
mi madre cocina aloe vera
madre me llamas esta noche que camino solo
por esta ciudad triste
que está llena de traidores esperando para darme
lo que no me pertenece: su dolor
madre yo mamé de tu leche?
madre me llamas esta noche que duermo
a kilómetros de cualquier hombre
con un cuchillo junto a mi lecho
madre están regando en el desierto de tus mentiras
están cortando tus jazmines, este año


en medio de un jardín brillante
cuando los ciruelos florecen
el último atardecer de invierno
un zorzal hace su canto
y mi corazón escucha
mi corazón se mantiene callado
vaga por el mundo
esperando no esperar
mi corazón vaga por el mundo
triste y alegre a la vez





ha sido el último invierno
de mis ojos
que como cristales llorando
los encuentro en mi bolsillio













las palabras me confundían
los hombres me lastimaban
guardo en el corazón una tarde
que nos rodearon las flores





luego la llama
empezó a apagarse
ahora ya no quema
y es apenas una luz amarilla
que brilla a la noche
en el fondo de un patio



el horizonte rojo
mientras junto palabras
para encontrar mi voz
antaño quise
escribir grandes poemas
ahora quiero
escribir lo que sean míos


estaba desesperado
no salía el sol
“me hundo en la
inutilidad
de la literatura”



el cielo es un gran iceberg
que tiene una pequeña grieta
de la que a veces
caen algunas palabras



solo hay ladridos
en el espacio que queda
para los vivos



nestor sanchez
el único poeta de la ciudad
vive a 10 cuadras de mi casa
enfermo y encerrado en
el hospital psiquiatrico
escribe cartas a mano
y se presenta con elegancia:
estábamos ansiosos por conocerte
hablo en plural
porque soy esquizofrenico




no me acuerdo que
estaba haciendo
estaba escribiendo
poesía


una revelación por día:
a las 19:10
el sol bañando el cerezo
como lava o miel
sobre las hojas moradas
sobre el palo de luz
sobre la chica que pasa
junto al palo de luz



hay dos perros
que son mis amigos
y no son unos hijos de puta





puedo pensar en el río paraná
en la fuerza en la soledad
en el  miedo
en las pirañas
en la soledad de la plomada
en la oscuridad del fondo







uno de los sobrevivientes de viven contó que luego de treinta días de soledad en la cordillera congelado y comiéndose a sus hermanos descubrió un silencio tan profundo como nunca había conocido una paz tan grande que era la voz de dios una quietud divina en el medio de la nada y a veces le daban ganas de morirse de dejarse morir de cerrar los ojos y seguir ese silencio como si hubiera nacido para eso












un lunes plateado
una gran bola de fuego
asomo de entre los cielos
hermano solitario
caminamos juntos
y siempre estamos ciegos
















busco la luna
en la noche de invierno
en su lugar hay un espacio frío
un ladrido perdido
un crepúsculo violeta
una esperanza muerta







sentado junto al río
escucho las aves
y despido el día
cual monje o poeta chino
mi corazón es una gran puerta
que solo se abre hacía adentro






yo que he visto cielos suaves sobre mares asesinos caminando en la  arena con mi compañero armado buscando alivio
o yo que he hablado hasta que se hizo de día para luego entrar delicadamente desnudo al mar y no poder caminar las aguas
o mis ojos que se han vueltos espejos mirando las personas que me mostraban como soy mientras decían lo que pensaban que pensaban
o yo que creí ser algo creado y no el viento o la montaña o un árbol viejo que se mantiene inmóvil mientras pasan los años que no conoce
quiero decir ya no busco algo que decir sino algo que no decir algo que viva para siempre en silencio sin forma sin cuerpo




cierto corazón
estas tirado de dolor
cuantos rostros tengo que usar
hasta encontrar el mío





que no tenga memoria
no significa
que no tenga pasado



la tierra donde crece
un extraño árbol
cuyo fruto
comen los resucitados
los hijos pobres del millonario
los hijos ciegos del visionario








en la tierra estéril donde el amanecer es plateado y familias de campesinos venden melones al costado del camino.
en la pampa llena de cielo donde corre la leyenda del brasita de fuego, aquel pequeño pájaro rojo que jamás se posa en los alambrados.
en la montaña solitaria donde la noche hace girar el cielo y los conejos salvajes se acercan a olerme al amanecer en mi lecho junto al río.
en el desierto fétido donde no hay fruta que no esté madura y hay encapuchados con cuchillos que pueden encontrarte siguiendo la luz de la luna.
en la isla del río que tiene vados llenos de serpientes y troncos llenos de arañas que  atraídas por mi latido caminan por mi cuerpo mientras duermo.
en el barrio silenciosos y gris donde en las noches de invierno escucho los autos que pasan a dos cuadras y los perros siempre ladran al vacío.






un sueño de terror: lo lamento pero no hay bosque adentro tuyo. No hay nada en lo que te puedas transformar.
gran remate: tu alma vacía revive en primavera.



cualquier día de estos
con las venas azules
marcadas en la sien





aprendí: las naranjas adquieren su color en la ultima semana de maduración, el agua del río y el agua del mar es la misma, los zorros comen lagartos y huevos, en invierno nadie se mueve, hay montañas negras con la cima nevada, hay ríos mas anchos que esta ciudad, mi alma vacía renace en primavera.




en eco que regresa
¿en qué año estamos?
solo puedo decir
lo que mis ojos vieron



(que no tenga memoria no significa que no tenga pasado)
las cenizas
aún conservan
la forma del tronco
que alguna vez fueron


 

hay un monasterio que no tiene puertas a la calle. Solo se ven dos pequeñas ventanas. Adentro los monjes hacen dulces y dicen que solo esperan abrir la puerta de los cielos.



quedate en silencio
y veras el fuego
saliendo de estos ojos
un fuego tenue
que quema tan frío




(para galgo de fuego)
mi huella mas grande
que mi pie
mi camino de luz
en medio de la noche oscura
mi grito errante
tan silencioso




its too late to say im sorry
luego de que llueve
sobre el campo verde
el cielo se pone rosa
en el camino algo robó mi corazón


el viento golpeando
la pared de la montaña:
una calma prehistórica
una soledad prehistorica





ese gran árbol de ciruelas
que cada diciembre
daba grandes y brillantes frutos
era la poesía
y esa perra gigante
que enloquecía con un
pequeño perro blanco
era mi amor
que no cabía
en la palma de una mano


he aquí un servidor
no el de la piel blanda
no el de fuegos largos
en paisajes rosas
si el que habla
canta y dice
cuando es invierno y todo
está en silencio
cuando envejecen los ancianos
bajo la luz pálida inmutable



a veces sentimos lastima de nosotros mismos
y pájaros de fuego atraviesan el cielo









martes, agosto 16, 2016

Naufragio



veintiseis días
duró la tormenta
durante veintiseis días
los caminantes
estuvieron ebrios
como para ver
como para no ver


señor
si eres yo
concédeme
no dejar de ser
una fuente
inagotable


el sol llena
de luz el vientre
al que
ya no pertenecemos
se hace de día
una noche mas


la dama del perrito
me ofrenda seis peces
para hacer en las brasas
ella sabe
que ya no veo la tormenta


una brisa cálida
recorre mis cabellos
mi patio es el mar
el mar de agua
hundido
en el mar de luz


la luna llena
se posó
sobre la montaña
entre dos caballos y yo
que absorto
terminaba el vino
del  otro lado del cielo
alguien pensaba en mi


las gotas verdes
de lluvia
caían sobre
mi cuerpo salado
cuando pasen estas nubes
no me volverán
a lastimar
los soles secos


¿por qué una mujer
llevaría un perro
con correa
en una playa vacía?
porque sus ojos
son de vidrio


cuando pasen estas nubes
verdes hechas de mar
vencidas al pensamiento…
yo no sueño
estoy despierto
en una roca


cuando pasen estas nubes
y sienta arena entre mis pies
volveré a vivir
en el ojo de un caballo
el que me crucé en mi sueño
y me saludó con la cola


toda tu vida
te seguiré
en forma de perro
pequeñas embarcaciones
pesqueras
son alguien
que me extraña


yo soy el morador
yo soy el que es
todos los gatos
pensé que eran mi gato
en todos los perros
pensé que estaba yo


quédate en silencio
al lado mío
y verás el fuego
saliendo de estos ojos
un fuego tenue
que quema
tan frío


el jilguero
mas amarillo
canta desde mis venas
y baja a comer
mientras desayuno


un silencio
se abrió en
mi silencio
y nunca mas
pude hablar


un día el dolor
se va
sale de los ojos
como pequeñas
manchas oscuras
y luego el viento
lo hace viento


el agua trae a mis pies
un pequeño sol
encendido
mis manos son de fuego
jamás lo tocarían


la tormenta
duró veintiseis días
hasta que un día
salió el sol celeste


el que camina
y el que es
estrecharon las manos
pero un trueno
o un choque de rocas
los hizo correr corriendo


en mi sueño
visitaba un anciano
que cambiaba
el color del cielo
según
su verbo filoso


ahora yo
estoy durmiendo
en una roca
ahora vive conmigo
el reptil           
de piedra y vidrio


como un regreso
a la naturaleza
este arte
no dice palabras


si este sol
fuera el sol
si pudiera vivir
entre sus rayos


llueve toda la noche
durante el día
durante el día
me sigue
un perro igual
a una hiena


tercer día que sueño
que hay monos
en mi patio
y me tiran futas


el reptil
pasa sus horas
inmóvil
dentro de mi sien
el paisaje
se desvaneció
de sangre
enfrente mío


ahora miro el mar
y hablo sólo
con alguien que está
mirando el mismo mar
pero desde el otro lado


vi un sueño
que decía
esperarás por siempre
no vuelvas a comulgar
en el mar
de los ahogados


la casa
estaba muda
cuando alguien
lavaba los platos
siempre  una garza
cazaba
en la orilla


esperar la luz
donde puede aparecer
donde ya no existe

no hay martirio
en esperar el día
sentado en la noche

no hay alegría ni tristeza
en un cuerpo
que ya no late

la condena de decir
lo que se puede cumplir:
el funeral de tu partida
he engendrado un sol
tristes despedidas
no me iluminaron



los ojos alucinados
de un niño de una anciana
de un loco de un enfermo
siempre están
dentro de la casa
las palmeras se mecieron
pacientes
durante toda la tormenta


en una niebla filosa
avanzo con mis manos
como ojos
resurjo de la herida
que enceguece
yo ángel muerto inmortal
resucito
para volver
para volver a ver


en el atardecer
de la ultima tarde
del último mes
empezamos a comer soles


un perro ladró al cielo
hasta que se hizo de noche
luego se echó en el monte
y se dispuso a morir


(arte poética)
este bosque de estrellas
de mundos dentro de mundos
donde busco rescatar
algún pensamiento virgen
algún planeta que condense
aquí ayer y hoy
así como el viento
flota en el tiempo
este árbol de símbolos mudos
esta repetición eterna
del mismo verso
este cuchillo que desenfundo
y tiene mi sangre
solo se limpia hundiéndomelo.


este pájaro de ojos incendiados
aparece cuando empieza el día
mis pupilas comienzan
a agrandarse
hasta ser dos soles vivos


la natureza no miente
conseguí una red
para que juguemos
juntos al tenis


las palabras que fueron
derramándose en mi boca
mi boca que nunca encuentro
y nunca puedo callar


se cae el cerro sobre mi
lloré que encontraba
un abrazo en la noche
soñé que en el día
inventaba un recuerdo


aleación de vida con muerte
mi cuerpo es un cadaver
que duerme en el centro del sol


el pez dorado
de mi sueño
lo busco vivo
o muerto
en el mar
o en la feria
donde trabajo
y todos me saludan


como me muevo
cuando estoy quieto
no quiero moverme
cuando se mirar


y dios?
preguntó un mono
martillándose la luz


lo ríos secos
que quedaron
donde habitaba
el reptil transparente
la sangre caliente
con que me lavo las manos


mi cuerpo
un templo ahogado
en algún mar
escucho los peces
que me buscan


fue tanto tanto tanto
amor
derramado
en la vereda
sucia
que ya no puedo
ver a nadie
que no lleve
ojos
asi que esto
era sentirse
una hoja
en blanco
haceme sentido
luz primavera
mañana inmortal




un mosquito absorvió
mi mejor sangre
una virgen niño
besó mis cabellos humedos
el corazón se derramó
sobre si mismo
sentado junto al mar
exploré y abrí
las venas del aire
respiré el viento que venía
desde mas allá del cielo
extrañamente un gato
camino hacía mi
en la arena
mi sentimiento cayó
sobre si mismo
en las uvas que se fermentaban
en mi boca
intentando decir
cosas puras las palabras
se pudren en mi boca
cierta tarde fue la belleza
la que me injurió
ý mi lengua de oro
apareció en mi bolsillo
salí corriendo
buscando un sol
pero ya había reinado
sobre todos
estoy buscando un barco
que me lleve a navegar
para ver los tiburones
saber que el miedo
es un cuerpo tirado
moribundo que el mar
trae a la playa
y los niños tocan con ramas
y ríen y le ponen una corona
de lenguas de oro
hasta que muero en mi
que no es morir





estoy cansado
como un bebe
que no nace
estoy alegre
como un perro
entre los hombres


vivo en la esquina
de la flor muerta
duermo tranquilo
en la estación
veo pasar los trenes
y no me subo a ninguno
hay un pájaro que vuela
y nunca mueve las alas


miro al cielo
hasta que encuentro
la noche que no busco
como un perro
pido un vaso de agua
como un perro desprecio
el aceite caído en la vereda


por la noche soñás
que olvidaste
cerrar la hornalla
en el día miras los ojos
de cada uno que pasa
buscás un rincón sin monos
donde respirar la selva


grandes aves
negras y amarillas
llaman al día
cuando la noche
parecía una tumba



si la noche crece
mi rostro volverá
a ser de piedra
si la noche crece
como una galaxia
o un niño  sin madre
volveré a nadar las aguas
de cielo puro
en las que nació el astro
del que nacen los astros


me tocó un rayo de luz
que salió de los ojos de un tiburón
pero yo no soy un tiburón


que no haya mas consuelo
que la cerveza gelada
o a la mañana el agua
filtrada y gelada


rayos filosos de sol
desgarran mi piel
en el desierto
no hay ninguna sombra
ni la de los cuerpos


cuando me quedo
congelado
es porque estuve
en el hielo
cuando camino despacio
es porque estuve con dios


atacan mi cielo virgen:
acaso no supiera
que la oscuridad
se expande como telaraña




luché la noche
con los mejores guerreros
cultive grandes
campos de oro
coseché la sangre
de los animales
tormentas bestiales
inundaron mi casa


luego de la noche
 mas corta de mi vida
la noche de cristal hermoso
vi peces transparentes
nadando en el mar azul


si yo pudiera captar
este instante
en un instante
y como un talismán
llevarlo dentro mío
para que lo vean
quienes amo…


aves desterradas
caen de cabeza
contra el agua
siempre algunas
nubes rosas
brillan en mi sueño


el color de vidrio
del fondo del océano
una voz que viene
y se pone a pescar


cuando no me daba cuenta
y me miraban los cangrejos
también salió la luna
cuando llega la noche
las cosas se distinguen
por su voz


ahora soy una tortuga
un reptil
con armadura
que solo habla
cuando puede salir del mar


seres de rostro quemado
y corazón frío
me llevaron de la mano
hasta la playa
donde saltaban los tiburones
un viento suave
anunciaba la noche


he creado monstruos
que ahora me saludan:
una mariposa gigante
se masturbaba en el bosque
cuando quiso ser mi novia
y jurarme amor eterno


después del segundo
día de sobriedad
al despertar
en la arena
cientos de gaviotas
comían carroña
a mis pies


crucé la selva
dormido en la noche
en el sueño encontré
ojos puros  de sol caído
subí a los cielos
y nadie tenía nombre


al llegar a un pueblo
sin nombre
tomo cerveza
en un veinticuatro horas
el viento de la playa
es el mejor ventilador
para dormir


este animal vagabundo
con esqueleto de ángel
hoy se siente solo
como un viejo sin memoria
como un niño sin cumpleaños


Patricio es tu madre
la que se desespera
yo te sufro en silencio



están martillando
muy fuerte
sobre mi luz
está cayendo lluvia
de todos los colores
me han dejado en la tierra
que es mi cuerpo mas antiguo


cuando coincide la realidad con las palabras que se decir cuando se me cruzan las dos mentes cuando mi morada es realmente simple y hermosa cuando estoy sentado en la puerta mirando como el cielo se abre y se cierra mirando las hormigas que siempre empiezan de vuelta y recuerdo que anoche vi al insecto volador más grande que vi en mi vida –en mi vida- que volaba convaleciente y se fue a unir con la noche que respiraba en el monte y era los huesos de cada uno de los arboles que el viento movía con delicadeza de cielo rosa pero ahora todo es sol y los de sangre fría respiramos aliviados que empieza otro día que esta es la vida de empezar de vuelta que dos chicos negros se acercan y sus risas brillan como otro sol en el nuevo día y se sientan conmigo y fumamos en comunión y reímos suavemente y juntos recibimos el día en la puerta de mi morada simple y hermosa en el alba de mi existencia simple y hermosa que ahora se mueve cuando parece que está quieta en este dolor de vida o alegría de muerte de la que juré volver a enamorarme pero ahora naufragio sin cesar sin detenerme ante ninguna luz o puerto que me llame porque ahora solo se naufragar solo se sentarme a mirar las aves y sentir melancolía cuando olvido el nombre de una porque yo quiero que vivan en mi yo quiero que sean una palabra como lo es este ruido de rocas en el medio del mar o este alejarse de los chicos en bicicleta pedaleando muy lento. Restos de fuego de oro, nuevo día de naufragio, todas las formas de amor que existen en este planeta, recuerdo del verano que se acerca. Todos los días vivo distinto todas las noches sueño que vivo y sigo diciendo las cosas que no sé cómo decir porque yo soy algo ya dicho pero nunca pronunciado y no se puede significar algo que no tiene nombre más que uniendo todos los días en la memoria o juntando palabras en una hoja u olvidando que un día existió el invierno y quedarse sentado en la puerta mirando las aves de los arbole más bajos sintiendo la piel salada por estar tanto tiempo perdido tanto tiempo acercándome al único lugar que vive naufragio naufragio significa redención redención significa el sol brillando el sol brillando significa esta tarde esta tarde significa perdí mi amor junto al río el río significa que lo que empieza no termina pero vuelve a nacer  y que la música de la respiración o el perpetuo movimiento de la memoria corre por debajo del poema como un río subterráneo que lo sostiene y que lo ama por hacer silencio por ser silencio latente sobre una vibración constante
.







martes, mayo 03, 2016

Naufragio III

en el último día
de mi última vida
el cielo se puso rojo
sobre mis manos rojas
la noche estalló
desde mi cuerpo vivo
contemplé al reptil
que habla por las noches
cuando nadie se mueve
y el desierto se congela


llora el sol
por el fuego perdido
se expande el corazón
del corazón
escribo para seguir
escribiendo
vibro para seguir
latiendo


el cielo promete atardecer
yo prometo atardecer
pero mi cuerpo amanece
lento suave
una vez más
me visto con los huesos
me visto con la piel


se abre el camino
para aquel que lo cuida
detrás de todo monte
hay un secreto sagrado
las ramas me impiden el paso
cuando estoy ciego
los caballos pastan
a lo lejos






el viento tiene
la belleza del amor
los ojos saben que solo
ven apariencias
¿quién llegará esta tarde
suave como nacer
fuerte como la sed?
¿sos vos?
llevas un niño entre los pechos


una noche, recuerdo
mientras dormía
toqué el incienso
besé madera mojada
fue mi primer día en el cielo
el sol bajó tan despacio
que cualquiera
podía tocarlo


el pájaro canta
por la vida perdida
busca fecundarse en
el silencio
nada vibra mas
que un corazón
que se encuentra
nadie extraña el camino
como una frente encendida


¿a quien le doy agua
cuando la fiebre
me incendia?
¿quién calmará la sed
con mi sudor?
¿quién incubó
las hojas verdes marchitas?
¿quién calmará
estas aguas que
están quietas?



dos peregrinos
se encuentran en el camino
toman un vino
y brindan por lo perdido



cuando me siento
de agua
se que mi pecho
es de fuego
si es de noche en mi mirada
amanece
en otro lado


solo quedó un caballo
pastando allá a lo lejos
pastando donde había agua
el agua que se bebió


en el sueño
encontré una piedra roja
un perro gigante
se comía
a sus cachorros


traje mi cuerpo
desde muy lejos
calma este eco
de antiguo manantial
llena mis huesos
de soles nuevos


un pájaro canta
-no es la ultima vez
que escribo este poema





entonces
un rayo de cuarzo
diseminó la luz

ríos de
plata liquida
nacieron
en la piel
de la tierra

al principio
los hombres
tenían miedo
cuando se acercaban
a la luz

luego crearon
el sol
con lagrimas y fuego

los reptiles
crearon las plantas
para esconderse
y callar

las sombras
aparecieron
para que nadie
se olvide

las tardes caían
suaves como una madre
lentas como el final

un león rugió
y de su boca
nacieron
las estrellas

en el silencio
dios
habla en el silencio...





el día empieza
con una luz tenue
acariciando las cortinas
unos minutos después
sale el sol
que es un gran fuego
donde todo se consume



luchamos en la noche
con los mejores guerreros
luchamos en el día
en el camino al mercado



la poética del instante
la vida es eterna en cinco minutos
viajar con la palabra
o viajar por la palabra
¿por qué hay tantas canchas
de futbol con un solo arco
en este pueblo?




llego hasta el final
duermo con reptiles
cuando cierro los ojos
caminan por mi cuerpo



ofrendé mi oscuridad
a una serpiente de coral
mis alas de cristal brillan
en cuanto llega la noche




estamos sentados en la puerta de tu casa mirando el cerro y decis:
-nunca los chimangos volaron tan bajo como este año
será por las ratas
-este año el mar va a tragárselo todo
será por el miedo
-la resaca ya no me duele en el cuerpo
será por los huesos
-no conozco ningún naufrago que esté ileso
será por soledad
-hace 36 años vivo acá, quisiera morir acá
será por el sol
-es extraño que al nacer a uno le pongan un nombre
será por lo que no se dice
-me siento dios cuando estoy cerca de dios
será por la noche estrellada
-la palabra y el aliento se encuentran en mi garganta
será por el poema
-este año todos los gatos se sientan en mi regazo
será por la calma
-este año estuve triste y estaba yo solo triste
será por los festejos
-todo lo que se me cae queda suspendido en el aire
será por las telarañas
-solo enciendo fuegos para iluminarme
será por el frío
-cada año mi piel es mas dura
será por renacer
-este año la lluvia arruinó mi cosecha
será por lagrimas
-mis maestros están todos en la selva
será por escape
-nunca se hizo de noche tan temprano como este año
será por los niños
-escribí un verso tuyo en la pared
será por el hielo
-no se donde voy a ir cuando muera, ya conozco el paraíso
será por presencia
-pago demasiado caro por demasiado poco
será por espera
-este año ningún insecto se metió bajo mi piel
será por el corazón que arde y late bajo las llamas del invierno

martes, abril 05, 2016

Naufragio II

un poema es el relato
de un relato
el sol alumbrando
una capilla destruida



cuando me voy
quedan atrás mío
un león muy triste
lamiendo un charco
un reptil hecho de amor
que lleva en sus ojos
el cielo



cuando me voy dejo
un cielo furioso
del color de la sangre
cuando baña la tierra seca




al costado de la ruta
se incendiaba un bosque
al motorista
se le nubló la visión
con los arboles de fuego



al llegar
el único dios posible
era la línea del horizonte
perfecta como la imaginación
simple como pedir ayuda




y el mar azul
ay por todos lados
el mar azul



no miento si digo
que perros marrones
me despertaron con su lengua
 cada mañana
no miento si digo
que una gran tortuga
salió del mar
para mostrarme su coraza
mientras mi espalda
se quemaba casi viva



hubo un día
que un sol emergió
desde las aguas
y yo quise beberlo
hay días de los que
solo recuerdo
estar hundiéndome
en el océano azul



un poema es el relato
de un relato
el sol es para todos
la sombra para algunos


como ese ojo
cuya pupila es el mundo
en el que viví hasta hoy
en el que siempre
empiezo de vuelta
en el que cada vez
las tardes son mas largas
las tardes son mas suaves





desde ahora que
solo hablo por mi voz
la voz que ha sabido
tomar otros cuerpos




rezo en lo que creo
no me equivoco
pesco en silencio
pesco en el silencio
la ultima tarde
el sol besó la tierra
unos minutos despues
ya no estaba




he coincidido en
no besar mas
la palabra en
que transmuto



me tiembla el ojo
el que tengo
y el que vivo



todas la noches
como arroz
como una manera
de entender la poesía




el anciano
del verbo filoso
que puede cambiar
el color del cielo




me levanto
a las seis de la mañana
como una manera
de comer arroz




a la mañana
me despierta tu imagen
a la tarde
apuesto mi vida
supe de un ángel
que bajó al infierno





hacer un poema
hacer un silencio
es tan fuerte mi deseo
es tan fina mi corteza





cuando te ahogas
lo primero en que
perdés fuerzas
es en gritar




pense que me ardía
pero me estaba curando
¿el poema de quien
estoy continuando?






solo los dioses
conocen la existencia
de otros dioses




sabiendo el eterno
naufragio de los astros
entrando y saliendo
del cosmos
que fluye como el agua
y traga casi todo




a veces pasa un avión
y yo pienso
que me ven




en la vida de
empezar de vuelta
en la vida de
todo es empezar de vuelta
me clave un clavo
en el medio de la flor




cuando comience mi era
cuando quite estos cuerpos
de sus cuerpos:
de todas las heridas
aún conservo la inmortal



entonces dijo
en mi vida
la reina es
la hija de
la princesa
y yo
soy solo un soldado


hubo alguien
que llenó de luz
el sonido de las palabras
al caer en este mar
entonces empezó todo



si pienso al mismo tiempo
que el tiempo
se que alguien
vendrá a rescatarme



desde mi lengua
vomito litros
de sangre de luz
hacer un poema
encontrar un sitio virgen
una cueva en la que jamás
entro ningún nombre
un silencio que no puede tener
ni comienzo ni final




me quise volar la cabeza
para alcanzar el pensamiento
pero un árbol es un árbol
y un pájaro es un pájaro



era hermoso
como un poeta
brillaba como
el sol
persiguiendo claridad
encontró serenidad



vivo en un segundo
que dura mil años
me laten los ojos
de tanto mirar la luz



se me llenan
los días de vida
soy un indio
sudamericano
la panza
es por tomar caña
la sangre en la memoria
por la herida
que resplandece
y nunca
será curada





si hay sol donde antes
hubo sombra es porque
pasó el tiempo, dijo
el que dormía bajo un árbol



en medio del mar
encontré una roca roja
donde viví durante
un tiempo
luego estaba corroída
por el viento y el agua
luego era mi alma
luego se hundió


el perro ladra
cuando ve
que se mueven
las sombras
me gusta llamar
a los perros
por su nombre




cuando me crucificaron
sentí el olor
de mis axilas
y era igual a cuando
dormías en mis brazos
fue la primera vez
que te recordé


besé tus pie
y luego vomité
en un río
de aguas cristalinas
al despertarme
todo era un sueño
incluso despertarme



tengo que apurarme
antes que se interponga
la noche
entre el mar y yo









mis ojos deshidratados
de tanto no llorar
bajaron a mi cuerpo
cansado de tanto temblar
hoy que acepté el futuro
hoy que volví a ver



de tanto beber  la luz
se me iluminó
la garganta



a la noche duermo
como un perro adolescente
y sueño que les digo  todos
-esto es un sueño, yo no estoy acá



estuve tan cerca
de los tiburones
no podía ver el cielo


tiburón tigre
germen de luz
nado por el aire
respiro un sol bebé


cielo inmortal
tus nubles
mas blancas que la espuma
son los huesos
de aquel que ya se fue









el sol hierve
los ríos de sangre
que fluyen por mi cuerpo
la sangre sangre
la madre no nacida



primero fui una luz
luego una sucesión de imágenes
luego un manto de palabras
(nunca alcancé a tener nombre)



nunca más volví
a ver la luz violeta
desde que me dormí
sobre ella
desde que vi
su cuerpo ciego
fluyendo desde mi sien



hay un pájaro dorado
en mi cabeza de fuego
escribo en un sueño
escribo que escribo



el ojo mira
la imagen
el ojo es
la imagen
quiero decir
el viento helado
que llega a mi memoria
el sudor en la frente
que quema el pensamiento



todos los días
se termina
la cerveza
ya casi
no sale humo
de mis pulmones


cuando coincide
la realidad
con las palabras
que se decir






yo estaba borracho
en este mundo
hay pájaros gigantes
que cantan:
sus cantos son
gritos de auxilio



no crees que
tu alma es vieja
como un pájaro cantor
y hermosa como
el alba en una flor?



bien de mañana
como polenta en una ronda
luego entro al mar
y mis ojos son espejos



para ser
hombre de sed
debo tragar
el sol rojo envenenado
terminar este relato
que no es relato
sino mi sangre



vomito un espejo
olvido mi cuerpo
flotando en el mar
no despierto
ni en el segundo día






si es una luz
volverá a brillar
lo que guarda
el corazón



naufragio que
el día de la mayor
tormenta que recuerde
el día que caían
soles fríos y yo
no tenía nada
ni un tronco
del que aferrarme
llegué hasta tu casa
como un príncipe mendigo
y me dijiste
pasá
pensé que eras un perro
toma una ducha
tomá ropa seca
en la olla hay comida
yo no lo olvido



madre me llamas esta noche
que duermo frente al mar
a kilómetros de cualquier hombre
con un cuchillo junto a mi lecho
me llamas en un sueño
cuando estoy escuchando las olas
muy cerca de las estrellas
y despierto llorando pensando
en tu amor puro y blanco
como nunca he conocido




me fui como quien se va
despacio sin dejar rastro
abriendo el cielo con la mirada
esperé  como quien espera
sentado frente a la nada
como un niño iluminado
como un animal ciego
me bañé en soles mas fuertes
conocí aguas mas limpias
un día quité la sed
de un caballo que
vagaba solo por el mato




los seres del día
nacen en la noche
hoy que encontré
un  hijo
y la luz blanca
entra a mi casa
inundando la ventana



solo dios sabe
cuanto te esperé
confundí tanta sombra
con tu cuerpo



llego a tierra
sin despedirme de nadie
doy a luz
y vuelvo al mar



vi un reptil ardiendo
cuando fui parido por el mar
vi un reptil ardiendo
y toqué su sangre fría
con mi cuerpo de fuego
vi un reptil ardiendo
y tuve mucha fiebre
y tuve mucha sed
vi un reptil ardiendo
entregué mi corazón
y me lo devolvieron








cuando el
deseo es ciego
brillan los ojos
en la noche

los no nacidos
vienen con la lluvia
tocan la madera
en un sueño

un niño llora
un perro ladra
cuando el deseo es ciego

la cosa no es conmigo:
brilla la luna en las aguas

luego
al igual que un pez
escucho la lluvia
adentro de la tormenta


lunes, julio 06, 2015

AQUEL ULTIMO INVIERNO


dulce tarde azul
observando la luz
descomponerse
envejecer
entre mis dedos
noche fucsia del niño
dentro de mi cuerpo
solo hay oscuridad




escuché los autos alejarse en invierno
vi las veredas vacías al amanecer
ascensores rotos fuera de servicio
donde antes donde antes donde antes




no es mi sueño nacer de vuelta
tener la sangre en la sangre
no entiendo mi sueño:
escucho una dulce voz las noches soleadas
se acercan caballos
colores entretejen mis palabras






supe yo mi corazón de hierro
esquina que tiembla
señales que laten
supe yo del árbol comido
en la otra cuadra.
del invierno crudo
la luz petrificada en la ventana
-mis nervios están rotos
la otra noche
estuve caminando
y volví conmigo



el ascensor no tenía luz
mi mente vio lagartos
para que se acercan
para que se acercan me pregunto yo







esta noche los hombres se preparan para morir
para volver a ser una raíz desenterrada
en el cosmos de la conciencia de que sabe que:

un lugar caliente donde poder persignarme
y recibir al ser otra vez en mi ser:

la sangre del perro muerto corrió hasta mis pies
el amanecer de una tarde fría de huesos calientes




sintió mi corazón este regreso
este regalo azul que cubre mi alma
si que hay un pájaro cantando
adentro de cada cosa
llega el invierno
congelaré mi cuerpo




cuidan mis espalda
seis perros
cuatro gatos y
el quinto ojo que tuve en la nuca





has envejecido y tu hostia es solo una
al caminar por el bosque las espinas
se clavan en todo lo que se mueve
al llegar al pueblo
nos esperaban con corazón de pollo asado






quien fingió tener el cuerpo vacío
este recuerdo se me borra
quien quiso protegerse del frío
quien aceptó bajarse del barco
juró nunca mas nombrarlo








¿niña si mi madre llueve
correrá la sangre
en la almohada que nos une?

si mi madre lloviera
¿los dientes del silencio
nos llevarán otra vez al cielo?







y para quien camina
el escorpión cuando sube por el árbol,
que animal de luz
se traga los vertebrados secos
que vienen junto al invierno






celebran los heridos cuando una rata se muere
todo esto no me sirve de nada
si no logro
extirpar de mi conciencia
el cielo azul de la memoria








cierta noche de junio un lagarto de piedras y vidrio
invadió de improvisto mi serena playa. he ahí que comienza lo que cuento.
no hay nada que pueda buscar una raíz buscar en el cemento
el amor fue secando en mi como la sangre a la tarde
el que creyó es decir el que bebió
sonrió torpemente en la fotografía
escuchó sus serpientes enredarse entre sus piernas
no pudo tranquilo pensar en los mares,
cada paso que avance
será una tormenta
asi como hoy lo mata a ayer
y mañana es infinito
el recuerdo es lo único que nos hace uno
si al despertar cada mañana yo vi tu rostro
era de fuego como el mío
por tus paredes subían los insectos
los vertebrados secos
este invierno será corto
me duele el corazón
del lado que no tengo
ya absorbí el sol del año
habla solo solo aquel que habla consigo

sábado, abril 25, 2015

poemas no escritos

si bien conocí los ríos
mis pies fueron arrastrados
hubo piedras muchas piedras
que golpeaban mis tobillos
es muy extraño
ser un hombre en una selva
y estar vivo en un ser vivo
caminar despacio y saludar
conociendo la resurrección
el crecimiento y el clima
no es la primera vez
que mis ojos se comen a si mismos
cada amanecer de plata
llenó mi cuerpo
con una luz inmortal
que es hermosa e ilumina
todos los rincones.
a la noche cuando duermo
presto mi cuerpo
e imito la posición fetal.
un hombre es el manto de palabras
que cubre su alma
las palabras reproducen la realidad
y atrapan a quien las invoca
cada noche
pequeñas luces brillan en mi cuarto
y todo se mantiene inmóvil
será sincero el hombre que hable de irse
quien tropezó en una zanja
y salió con una araña en el pecho
cuando me siento bien
entro al espacio sin tocar al tiempo
aquel que vuelve al pensamiento
solo para mirarlo







en la mañana
el sol acaricia mi lecho
al mirar el cielo
sueño con la lucidez
con la pureza
que mi cuerpo se mueve solo
que me dictan versos
sedientas alimañas






algo tan pequeño como
una montaña o un hombre
o el dolor de un hombre
perdido en un millón de hombres
que son diminutas  raíces
de un árbol celeste
tan pequeño como el sol





fui el primero en hablar al llegar al monte
la historia del colibrí que sacudió el árbol
de los juncos incendiados en el río








la vuelta al útero
al mirar las estrellas
quien fue meado por un zorrino
solo puede incendiar su pelo








parado frente a un lago creí ver figuras fosforescentes
la primera vez que vi a dios manejaba una camioneta
quinientos años estuvo esperando mi cuerpo para nacer
partiendo diamantes mi espalda se inundó con alas









estar triste significa
abandonar mi dolor
estoy pensando
y eso significa una grieta
mi sueño es tonto y loco
estar triste es solo tonto
comiendo mandarinas a medianoche
el gato se me acerca
y no hay mirada que nos mire




escribir hasta escribir sin palabras hasta poder llegar al silencio hasta ver el corazón descansando de una vez porque la voz se cayó porque no soy una voz soy la tierra y el viento solar y las palabras han roto mi sano juicio.




la felicidad es poder decir cualquier cosa
recorrer todo el espectro
sin tener que volver
sin pisar mi propia huella
por que dentro mío
no existe mi propia huella



fue muy hermoso cuando llovía hielo y todo se congelaba
se del momento justo que supe que tenía ojos
y salí corriendo, y crucé un pasillo…



los mil hombres las mil muertes los mil rayos
”la noche cae. Y solitario bajo el cielo, como siempre, estoy yo”






sueño con una cigüeña que pesca donde no hay agua
con hermosas mujeres con grandes poetas
cuando llegaron los hombres
no decía nada en ningún lado
caminaban grandes arañas
y no existían los oídos 








en fuentes de lucidez
eterna
descansa el verano
que llega
sobre nuestras cabezas
eternas
cada cosa que nombro
me nombra
como una lluvia
de ese extraño llamado
llevo todos los atardeceres
en el corazón
llevo todo
en el corazón






la casa está lista
para el viajero
para el ebrio
para el crepúsculo
para la sombra apacible
para el niño que llora
 pero la mano que me acaricia
es la misma que me pega





la perra del poeta
al fin llegó a lamerme las piernas:
muy delicada la manera
en que le habla el sol
la parte revelada







la noche es igual
a la noche del alma
el poeta
vuelve y llena las paginas
con un verde corazón






tuve que entregar mi ángel
la luna sangrienta en los colmillos
donde tiro las cenizas
la perra asesina

a aquel asesino
que se acerque a sus cachorros




extraño oficio
toser en el balcón
que nunca pase nadie
tratando descifrar
la piel no nacida




por mas que lo intente
quien bebió sangre
para siempre esperará






porque robaron mi ángel
como un idiota
hablo del cielo
frente a un lago artificial

porque mi mas hermosa esperanza de encontrarte dormida a la noche en mi cama sin que haya ir a ningún lado y que no suene ningún despertador solo dormir dormir y  soñar y soñar, con piedras de oro y que el poema crece conmigo.

porque siento que cuando leo un poema deja de pertenecerme y quedo huérfano del propio niño que llora en el origen cuando llega la noche y estoy solo frente a ella y la hermosa voz se fue y no se como es la poesía.

porque los seres que cuido crecen a mi lado y es hipnótico ver caer las gotas de hielo que detienen el tiempo por el que entra el poeta persiguiendo el llamado de la voz muda.

porque aunque los días se detengan todos los seres que están vivos que es lo mismo que todos los seres que están muertos multiplican su alma cada día a cada momento por mas que existan o no existan los poetas.

porque la muerte es el ruido del cuero cuando es atravesado o el ruido  del día cuando es atravesado por la noche como una espada negra que tiñe de espesa sangre  el campo donde calla la liebre y calla el chimango.

porque en todos los horizontes hay una luz prendida donde nace el niño que nadie recoge el niño sin ansias con la panza virgen y los brotes prematuros, porque hay también una ventana abierta donde la muerte envía sus gusanos prematuros.

porque el viento de la primavera es el mismo que entra por la ventana y vuela todas las hojas que hay en la casa y limpia cada segundo buscando un cuerpo. porque el viento de la primavera es el mismo por el cual se puede ver a lo lejos casi imperceptible una estrella roja.









no es cierto
amigo mío
que nunca mas
volvió
el jardinero nocturno
que el viento en la ventana

tiembla
que el corazón
eleva sus hojas
cuando el sol a la mañana
empieza a mostrar sus rayos
astro sangriento de vida
extraño verte bajo la lluvia
con las trenzas en el pelo

mojado la asfixia el ahogo







cada día es un espejo
una repetición infinita
del mismo día
cada persona es un espejo
una repetición infinita
del mismo cosmos










las ventanas encendidas
de a poco van dejando lugar
a dos ojos del color de la nada
que nunca parpadean
mientras vivo
las ventanas que se encienden
van cambiando
porque no hay uno sino dos tiempos








mi amor acercate
es tan frío tu lado de la cama
y esos lugares tan fríos donde soñas
sigo respirando
lo que se creó
sigo siendo respirado
y es hermoso




















viernes, marzo 06, 2015

“ya no el ser, el mero estar. yo no soy, estoy siendo”



una mente
un engranaje
que mantiene vivo
el espacio de dios
la mente infinita


mi conejo preferido
solo podía ver al sol
cuando empezaba a atardecer
y lo hacía


me llamo niño
y entre una cerveza
el sol se hizo de noche



aprende el ritmo del viento
de la palabra que vaga
esperando
que alguien la invoque



espero que llegué del cielo
un rayo de oro
la selva ignora
todo lo que no es su hijo


un caballo atacando al sol
ojos  preciosos piedras de noche
hermosas mujeres
caminan a mi lado


a veces
todo se me cae
lo que pasa atrás
también pasa adelante
de los ojos




es por el color de su melena
que un león respeta a un mono
usted es inmortal en su memoria
ese mar encandilado
frente al huerto de morir



hiciste el camino de vuelta
con los que todo pierden

se ve el fluir del agua
de los corazones transparentes

esquivo intento
hacer  hablar a la poesía

cerca de mi corazón
viven frutos celestes

camino e intento
ver caer al río

rezo bajo un árbol
ordeno mi pensamiento

espero vivir
siempre dentro de mi

alivia mi alma
invoca la poesía



hacer hablar
darle una tierra a la poesía





el silencio de los camaleones
familias enteras de camaleones
gritando en silencio
déjame cruzar
una vez más el parque de la luz



vive asustado el pequeño perro
que solo mira el cielo
ojo lo que deseas
que dios te bendiga
puede cumplirse





él ha recogido
pequeñas ramas verdes
y piensa en su mujer embarazada
que grita al hacer el amor
 yo que caminaba por los ríos
no imaginaba la existencia del mar
“todo es gestar y parir”






Todos los días veo el mismo lagarto
y baja a mis pies un sol de fuego
disfruto comer de mis heridas
la sangre me engrandece
y me llena de cicatrices
tuve muchos sueños
pero ahora llega el alba



luego de la lluvia el sol
entra en mi habitación
acaricia mis parpados
de tanto tragar pantano
mi cuerpo no se encontraba



no se despide a alguien dormido
sin rozarle los labios
el océano en el cielo
desborda mi visión



quise descifrar el momento
en que el día se hacía noche
en que mi carne
se encontraba con la palabra






no quise encontrar
en mis islas in tigre
extraños pajaros de cola roja
los niños huelen las fiestas
nunca podrá estar solo
quien lleva su dios consigo