martes, agosto 27, 2013

en la hora de mi hora te saludo


usted dios ha puesto
esta piedra de oro
contra la que tropiezo

si este viento no es mi cuerpo
entonces estoy perdido

¿quien no se duerme en el silencio?
el gesto del guiño del cielo
el gesto del niño del cielo
con la vista fija en los arboles
se que el río pasa lento
infinito
¿acaso hay algo seco que no se caiga?
se que nunca moriré
también se
que es muy corto
el tiempo que me pertenece

estos largos y livianos fuegos
la mancha roja de sangre
que deja el sol atrás del río:
el horizonte rosa en los sueños de este gato

pero antes que se haga de noche
los pajaros ya están durmiendo
desde antes que se haga de día
los pajaros ya están cantando
este atardecer de sangre y fuego
este atardecer

en la hora de mi hora te saludo hermano mío
a lo lejos todos ladran
yo me acerca y nunca llego
¿quién calentará mi cuerpo
si no es tu fiebre de invierno?
el que vuela cerca del agua
solo quiere verse en el espejo
solo a la noche
cuando hace frío
hay dos moscas atrapadas en mi ojo
están pegadas
y zumban cuando ven pasar el tiempo
algo debo dejar dicho
sobre esa estrella que me sigue donde voy

(sueño:
en un camino de tierra frente a una escuela desierta una caja con una araña negra con un corazón de metal incrustado en la espalda y a sus costados dos armonicas)


el perro viejo me sigue como un perro viejo
el vino del perdón
frente a las cenizas
lo que quedará a donde ahora está tu cuerpo acostado
¡ahí baja el río cantando!
¿quién se resistiría al canto
de lo que está encerrado?
ahora que ya no veo la tormenta
quiero que me recuerden
un atardecer que no sabe del frío
como un hornero cantando al sol

1 comentario:

axel alfaro asad dijo...

hola pacho, soy axel, te paso el blog q me hice, un abrazo
http://poesiaconfernet.blogspot.com.ar/