viernes, octubre 09, 2009

dejarse asesinar por los rayos de un sol escondido
construir un dique para tantos miedos

miedos que tienen tanto de vos
y vos que tenés tanto del viento

es que mis manos están llenas de tinta vieja
es que mis días están llenos de intentos desesperados

llenos de diques a medio hacer
corroídos por la noche que todo lo destruye

no se puede rehusar a la noche
como no se puede verse desnudo sin sonreír

veo tu cara mientras se llena de pensamientos
y el fuego que invade tus ojos

tus ojos son un desierto con algunos cactus perdidos
todo desierto contiene un oasis, mas no sea imaginario

ese oasis que ahora te impulsa a esperar el verano
¡pero es que todos los días de mi vida he esperado el verano!

y la pareja de ancianos que se alejan entrelazados
se confunden con el olor a pescado podrido que no tiene procedencia

¿dónde esta el verano?
¿donde están las piedras para construir diques?

pero es que este río no deja lugar para la seguridad
y todo lo que flota sobre él no son más que barcazas abandonadas,

cada hora, cada día
cada bocado de espera

los primeros brotes de septiembre
cada colectivo vacío en el que he viajado

todos los vacíos que me impulsaron a viajar en colectivo,
todo gira en círculos sobre mi cabeza

a veces pienso que sos el único dique posible
todavía me acuerdo cuando te conocí y te comías las uñas de costado

1 comentario:

Crepa dijo...

lo mejor del vacío es
cuando viene acompañado,
aunque esa situación
le quita significado
a la palabra,
pero sabemos bien
que con papas al horno
va como piña.